Francisco I Vs. Carlos I. La batalla final

     No solo la figura de francisco I de Francia es admirable como personaje. Su vida y sus obras, adalides del afrancesamiento más radical, son dignas de ser revisadas. Por que a Francisco I le tocó vivir en una época sumamente prolífica de bizarros personajes dignos de admiración. Concretamente me gustaría tratar a la extraña pareja del Renacimiento compuesta por el mentado y admirado François y… Carlos I de España, César, Emperador e ilustre componente de esa familia que tan poco gusta por estos lares afrancesados: los Austria.

                Franciasco      

         Francisco I. Viéndolas venir

          Y es que Francisco y Carlos fueron  unos Jack Lemmon y Walter Mattau del Renacimiento. Ambos, poseedores de excepcionales rasgos físicos que les distinguen por encima de la Plebe: Francisco I fue conocido como “el rey narizón” –ya comprenderán por qué le adoro-; y por el contrario Carlos I destacó por su pronunciado mentón como marca de fábrica Habsburgo. Cosa exagerada. Cuenta un célebre cronista de la época, que no tenía sarro en los dientes inferiores, porque se los cepillaba con el bigote. Y es que algo tenían en común, de perfil, su rostro sobresalía a la misma altura. Uno por su apéndice nasal y el otro por su prominente barbilla.

familia

La familia de Carlos V. Belleza imperial 

         Pero centrémonos por un momento en Francisco I, que a Carlos ya nos lo sabemos del colegio. Hijo de Carlos de Valois, conde de Angulema, y de Luisa de Saboya, nació en 1494. Su juventud transcurrió en el castillo de Amboise donde se dedicaba a la práctica de todo tipo de deportes: equitación, caza… además de recibir una cuidada educación que pronto despertó su interés por las artes. Disfrutaba especialmente leyendo libros de caballería e incluso se arrancó en la composición de algunos poemas. Aquí les adjunto el fragmento de uno de ellos para que adviertan su incipiente sensibilidad:

¿Eres tú, la que asoma desde la otra orilla?

¿Es posible que me observes con esa cara de abubilla?

El río será partícipe de nuestro secreto,

De este amor que es más que escueto.

 

Hasta el hades descendería en procesión

Tan solo para suplicarte perdón

Y arrancar de tu alma el permiso

Para demostrar mi amor y ponerte un piso.

          Contrajo matrimonio con la princesa Claudia, hija del rey francés Luis XII y de Ana de Bretaña, el 18 mayo 1514, y al año siguiente, fue coronado rey de Francia cuando contaba 21 años de edad. El joven soberano, sediento de glorias bélicas, decidió continuar lo que su antecesor comenzó en Italia. No sé si se habrán dado cuenta que todas las alianzas y guerras habidas a lo largo de la historia en Europa, se deben al deseo de poseer ciertos territorios de moda. No siempre son los mismos. Y aunque la mayoría de las veces se trata de Polonia, en este caso la atención se centraba en Italia. Así que las oposiciones no tardaron en llegar. Unos por desear también el dominio de estos territorios y otros simplemente por fastidiar, ya que la península le quedaba lejos. El caso es que se opusieron con todas sus fuerzas Enrique VIII de Inglaterra, el emperador Maximiliano I de Austria, el papa León X – Papa chaquetero donde los haya, que tuvo que pasar el mal trago de asistir al alzamiento de Lutero y sus herejías-  y el archiduque de Flandes, futuro Carlos I de España. A pesar de ello, Francisco I no se amedrentó y enseguida se presentó en el norte de Italia. Tras una batalla de dos días contra los soldados suizos, Milán cayó en manos de Francisco I y, como consecuencia, la Liga formada contra él se vino abajo. Al papa se le puso la mitra de corbata y el Espíritu Santo le aconsejó cambiar de bando. Firmó en Bolonia, en 1516, un concordato con el francés, en virtud del cual le concedía el privilegio de nombrar los obispos en su país.              

         leon X

         León X. ¿Y hoy con quién me alío?

          En 1519, en un alarde de optimismo, presentó su candidatura al trono imperial, vacante por la muerte de Maximiliano. Sus posibilidades para la elección eran bastante dignas de tener en cuenta, ya que además de poseer dinero para sobornar a los electores, estaba laureado por sus recientes éxitos en Italia. Este tema fue una cosa comparable a la que ocurre hoy en día en Eurovisión, para poner un ejemplo cercano a todos. Desde el punto de vista de cada uno de los países, su candidato tiene clarísimas posibilidades de ganar el concurso –siempre que optes por desechar la manida baladita, pongas unos ritmos tecno de base y cantes en inglés-, pero contaba con la oposición popular y, sobre todo, con la de los banqueros germanos que se negaban a avalar sus recibos. Esto se traduce en que fronterizamente hablando, la Espagne te va a dar cero puntos (sejó puá), y la Belgique aún no existe como estado. Con los diez puntos de Malta (dí puá) no hacemos nada. De modo que no consiguió sus propósitos. Así que por extraño que parezca hoy en día debido al currículum eurovisivo de los últimos años, el gato al agua se lo llevó España, con Carlos de Gante y su tema “Paremos al gabacho”. Y es que entre los Países Bajos y Alemania, que en esta época eran cien mil estados, llegamos a puntuaciones desorbitadas. Y es aquí donde comienza una rivalidad comparable a la de Britney Spears y Cristina Aguilera, siendo el papa el que les de el besito en los morros en la gala de los MTV. Los dos trataron de ganarse el favor inglés con la bendición de Elton John – Enrique VIII en este caso-, pero fue de nuevo Carlos I el que se alzó con la victoria.

enrique

         Enrique VIII reencarnado en Elton John

          Así que sin más rodeos, el francés decide plantarle cara al español/alemán/holandés/belga (lo que fuera Carlos I) pero las cosas le salieron bastante mal. En efecto, en noviembre de 1521 perdió Milán, Parma y Piacenza; en 1522 su general Lautrec fue derrotado en la batalla de Bicocca, tras la cual tuvieron que evacuar el Milanesado y Génova. Preso de una valentía y decisión sin límites, el propio rey, que había conseguido recuperar Milán, decidió atacar Pavía, donde los suizos que tenía a sueldo le abandonaron, así que fue derrotado por los imperiales ¡siendo incluso hecho prisionero!Le llevaron a Madrid y le instalaron primero en la Torre de los Lujanes y, más tarde, en el Alcázar, donde permaneció hasta el 14 de enero de 1526 y donde se firmó el tratado de Madrid. Con esto, muy compungido, el valeroso monarca tuvo que aceptar las excesivas exigencias de Carlos I. Y es que tuvo que comprometerse a renunciar a todas sus aspiraciones sobre Italia; reconocer los derechos de Carlos en Borgoña; cederle Tournay; y por último, tuvo que prometerse en matrimonio con Leonor de Austria, hermana de Carlos V, que como buena Habsburgo, se pueden imaginar el regalito que era. ¡Qué falta de seriedad! Seguro que el Emperador, desesperado por no casar al callo de su hermana -ya viuda y entradita en años- ni ofreciendo el oro y el moro, decide imponérsela al apuesto y narizón prisionero a cambio de su libertad. Mejor hubiese hecho quedándose en el Alcázar tranquilito.

       leonor

         Leonor de Austria. Deseablemente Absburgo.

          Eso sí, según firmó, si te he visto no me acuerdo, y con ganas de más, volvió a cargar contra Carlos. Pero esta vez se hizo un equipo galáctico. Nada menos que el papa Clemente VII, Enrique VIII de Inglaterra, las ciudades italianas de Milán, Florencia y Venecia . Y aunque esta vez llevaba las de ganar, de nuevo perdió sus posibilidades por una traición. Y es que el marino genovés Andrea Doria, que controlaba el mar e impedía todo auxilio español, se puso al servicio del Emperador. La guerra se hacía larga así que firmaron la paz en 1529.     

        clemente

         Clemente VII. El papa que hacía levitar cabezas

          Pero no todo son sinsabores en esta relación. Francisco finalmente se casó con Leonor de Austria – el callo malayo- y encontró algo que tenía en común con el emperador fuera de sus peculiaridades físicas: el odio al turco infiel, contra el que se unieron en amor y compañía.  Pero otra vez tenía que surgir el problema italiano. El caso es que se murió un tal Francisco Sforza, duque de Milán y François quería poner a un colega en su lugar, Carlos dijo que ni hablar, iniciaron otra guerra y así hasta que se cansaron y firmaron una tregua de diez años.

         Evidentemente no duró tamaña cifra. A fines de 1541, se reanudaron de nuevo las hostilidades por el asesinato de dos agentes franceses por parte de los españoles. Como coincidió con un batacazo en Argel que se dio Carlos I, Francisco hizo una nueva coalición, pero esta de lo más colorista y pintoresca: con el sultán de Turquía, el duque de Cléves y los reyes de Dinamarca y Suecia. Cuando estaba atacando el Rosellón, fue detenido ante Perpignan por el duque de Alba, que daba aún más miedo que su actual descendiente. Menos mal que los turcos llegaron a Viena. Pero le abandonó el duque de Cléves y Cristián III de Dinamarca. A la vez que Carlos convencía a Elton John de que invadiese Francia.

    alba

        El Duque de Alba deseandote todo el mal del mundo

          Francisco ganó alguna batallita en Italia, pero mientras, Enrique VIII estaba ya en Boulogne a la vez que Carlos V marchaba hacia París. Al final hicieron las paces pactando que cada uno devolviese lo que había conquistado. Si es que lo que le gustaba a estos es el hecho de pelearse, no poseer el puñetero milanesado. Eso sí, Enrique VIII dijo que pasaba de devolver Boulogne, y Francisco I se lo cambió por un plan de pensiones.

          Ya cansado de tanta batalla y tanta tontería, decidió retirarse a  Rambouillet en 1547, para gastarse el dinero de las arcas francesas en una lujosa vida llena de derroches y despotismo, mientras observaba la pobreza de su pueblo. Como debe ser.

¡Por los clavos de Cristo!

En esta ocasión rescataré uno de los temas ya tratados: La religión Cristiana Apostólica Romana, la verdadera. El caso concreto que atrae mi atención es ni más ni menos que el ya mencionado de las reliquias. Pero nada de mártires protocristianos y santos mediocres. Yo apunto alto. Trataré de exponeros el interés que para mí suscitan las reliquias de Cristo.  Por si algún judío, musulmán, ateo, agnóstico, politeísta o blasfemo en general está leyendo este texto, me dignaré a hacer una brevísima definición de la figura del Salvador:

         Jesús nació en el año 0 de nuestra era (¿casualidad?, yo no lo creo) en el seno de una familia humilde pero limpia. Hay que entender que su infancia no fue fácil: nació en un cuchitril y vivió en un ambiente de pobreza apenas sustentado por las exiguas ganancias del negocio de carpintería de su padre. El niño, a muy temprana edad, demostró poseer cualidades que lo separaban del resto. Era capaz de hablar latín a la perfección y hacía ocurrentes disertaciones sobre lo divino y lo humano, que dejaban a todo el que lo escuchaba patidifuso. Pronto desarrolló un don de gentes que le permitió hacerse con un nutrido grupo de amigos que le acompañarían a todas partes. Podríamos decir que fundó la primera tribu urbana que se conoce: los apóstoles. Ataviados con túnicas, sandalias, largas melenas y descuidadas barbas, se dedicaron a proclamar las ventajas de su estilo de vida y sus principios. Como jóvenes desubicados que eran, algunas veces cometieron actos vandálicos como interponerse a la ejecución de la justicia por parte de las autoridades vigentes (véase la lapidación de María Magdalena), como directamente destrozar un templo. Estas cosas hay que entenderlas. La región llevaba tiempo bajo la opresión de los romanos y su rica cultura, higiene, abierta moral, libertad y prosperidad económica, no hacían más que sepultar la oscura, misógina, cerrada, anticuada civilización judaica. Los jóvenes ven amenazadas sus raíces e identidad e intentan escudarse en una estética determinada. Ya sabemos que la rebeldía juvenil no es más que un método de auto defensa. No es que estuviese nuestro héroe predestinado a morir por los hombres, la verdad es que se lo estaba buscando.

                                           ojitos  

   Si me lo dices con esos ojitos me lo tendré que creer

          Lo que nadie había calculado fue la calurosa acogida que tuvo el hipism… digo… el cristianismo después de todo esto. La figura de Jesucristo como verdadero hijo de Dios fue venerada al igual que la moral que predicaba, ya saben, ese popurrí que mezclaba el “top ten” judaico, lo peor que ofrecían los romanos y el sedimento de diferentes mitologías y creencias de la zona. El resultado fue la luz que representaba la religión monoteísta más exitosa de todos los tiempos: El Cristianismo.

lluvia estrellas

Hoy, en Lluvia de estrellas, Jesucristo se convierte en…

          Después de este inciso para rezagados, nos centraremos en el tema que nos ocupa. Como su nombre indica, el Cristianismo se basa en la figura de Cristo, ya saben, el que es Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo a la vez. Entre esto y la veneración de los santos, mártires, vírgenes y reliquias varias… se me antoja poco monoteísta. Pero he de apartar estos sucios pensamientos de mi mente, ya que Dios, por medio de la religión, por medio de sus representantes en la tierra manifestándose por medio del Concilio de Trento (1537), nos desquitó de toda sombra de duda que pudiese angustiar a nuestras débiles cabezas:

         Instruyan también a los fieles en que deben venerar los santos cuerpos de los santos mártires, y de otros que viven con Cristo, que fueron miembros vivos del mismo Cristo, y templos del Espíritu Santo, por quien han de resucitar a la vida eterna para ser glorificados, y por los cuales concede Dios muchos beneficios a los hombres; de suerte que deben ser absolutamente condenados (…) los que afirman que no se deben honrar, ni venerar las reliquias de los santos; (…)de suerte, que adoremos a Cristo por medio de las imágenes que besamos, y en cuya presencia nos descubrimos y arrodillamos; y veneremos a los santos, cuya semejanza tienen.

         Las reliquias en general las podemos dividir por su importancia en las siguientes categorías: Reliquias de 1ª clase: En esta clasificación se encuentran los cuerpos de personas santas o cualquiera de sus partes integrantes, como miembros, cenizas y huesos. Vamos, lo que es la chicha. Las reliquias de 2ª clase: Son los objetos que han entrado en contacto físico con santos vivientes y han santificado por eso, los instrumentos que han tocado los santos. Por ejemplo, los instrumentos con los que un mártir fue torturado, las cadenas que los limitaron, la ropa que él llevó, los objetos él usó. Y las reliquias de 3ª clase: Son los pedazos de tela que se ha tocado a una reliquia de la primera clase. Lógico.

         Esta división se puede subdividir a su vez como: Reliquiae insignes, es decir, las importantes como cabezas y cuerpos enteros; y las Non insigne, donde encontramos las Notabiles, mano, pie y las Exiguae, como pelos, dientes. No sé cual de las dos es más marrana.

                                           

claro

        Está claro, ¿no?

          La primeras reliquias de Cristo datan del s. III,  proporcionadas por Santa Elena  fueron todas de tipo menor, en plan trozos de cruz, clavos, corona de espinas, columna de azotes, escalera del pretorio… Las primeras textiles no aparecieron hasta el s. VI debido a la repugnancia de los judíos por todo lo relacionado con los muertos.

         Pero fue empezar y no parar. Les aviso que las reliquias de Cristo son muchas y para más I.N.R.I, la mayoría están “repes”, pero a continuación les regalaré un listado de mis preferidas:

         Mobiliario:

         El papa Teodoro I (642-649), trasladó los restos de la santa cunadesde la basílica de la Natividad en belén a la de Santa María Mayor en Roma.

        Según el testimonio de Santa Paula y Santa Silvia en el siglo IV, no lejos de la ciudad de Tiberíades, los primeros cristianos visitaban una iglesia en cuyo interior estaba la piedra sobre la que Jesús colocó los cinco panes y los dos pecespara obrar el milagro.

         En el Cenáculo o habitación alta de la Última  Cena en el monte Sión, se encuentra una piedra que indica el lugar donde Cristo se sentó.

         En Roma en la basílica mayor de San Juan de Letrán, se observa un trozo de la mesaen la que el Señor celebró con los apóstoles la fiesta de la pascua el Jueves Santo.

         Dice una antigua tradición que en el camino del huerto de los Olivos a la casa de Caifás, se ve hoy en día cerca del puente del río Cedrón, una piedra en la que Nuestro Señor fue empujado por sus captores, dejando impresa en ella sus rodillas, pies y manos. Algo parecido a lo que les pasaba a los Caballeros del Zodíaco cada vez que les daban con la mano abierta. Y yo siempre he pensado que era una exageración.

         Otras pisadasdel Mesías se encuentran en una pequeña iglesia sobre la Vía Apia en Roma. Dice el relato que estas huellas se remontan al encuentro de Pedro con Jesús, que iba caminando a la Ciudad Eterna para ser crucificado nuevamente; dándole a entender con esto  al apóstol, que él también sería martirizado. El paseo de la fama Vaticano.

         En la iglesia de Santa Prassede del siglo V, se conserva una columna en la que fue atado y flagelado Cristo. Esta reliquia fue llevada a Roma en 1222 por el cardenal Giovanni Colonna cuando regresaba de la IV cruzada.

         La “Scala Sancta” que el Unigénito de Dios subió al pretorio para  entrevistarse con el procurador romano, es de mármol blanco de veintiocho gradas, algunas con la sangre después de la flagelación. Fue traslada a Roma en el año 326 por orden del emperador Constantino.

         Sin duda las más numerosas son la “Corona de Espinas” que pusieron sobre la cabeza de Nuestro Señor, los “Clavos de la Crucifixión“, la “Lanza de San Longinos“, quien fue el centurión romano que le atravesó el costado de Cristo, después de haber muerto en la cruz. También existen relicarios con una pajadel pesebre donde nació.

no se come  

        Oye, que no se come.

          Textiles:

         En el mundo cristiano todo se aprovecha. Conservamos el “Velo de la Verónica”  con el que se limpió el rostro del Redentor camino al Calvario que permaneció hasta el año 1600 en la basílica de San Pedro del Vaticano.

         La “Túnica Sagrada” según se creé fue elaborada por la propia Virgen María. Esta túnica fue la que llevó el Mesías el Viernes Santo. Santa Helena la encontró en Jerusalén y la donó a la ciudad de Tréveris (Alemania), donde es custodiada en la catedral que mandó a edificar su hijo Constantino.

         Mención especial merecen los trozos de pañalesde Jesús. Lo que no he podido averiguar es si están limpios o tienen restos de la santa caquita.

         La “Sábana Santa” es la tela con que fue envuelto el cuerpo del Señor al ser bajado de la cruz. En el lienzo se observa todas las huellas de la crucifixión, que quedaron impresas según algunos científicos, por el calor de la energía divina y los rayos ultravioletas que se desprendieron del cuerpo en el momento de la resurrección. Debió ser efecto cápsula de rayos uva pero a la inversa, no sé si me entienden.

    wipp  

    Ahora a suciedad está en la ropa. Wipp expreees

          Cárnicas y corporales:

         Existen cordones umbilicales de Cristo como para tejerse un cesto de mimbre.

         Dientes de lechedel Niño Jesús. Estaría bien hacer un estudio de la higiene dental del Salvador en esos tempranos días, para poder aleccionar tiernamente a nustros cristianitos en ciernes. Lo malo sería descubrir una paupérrima limpieza. Imaginen: – Nene, lávate los dientes si no quieres acabar como el cerdo del niño Jesús.

         Haré un comentario un poco más extenso para mi reliquia preferida. Se trata del prepuciode Cristo. ¿Se mantuvo el prepucio de Cristo en la tierra después de que resucitase en cuerpo y alma? Se produjo en la Edad Media una acalorada disputa teológicasobre si Jesús ascendió al Cielo con su cuerpo completo o si le faltaba alguna parte ¿ascendieron también todos los cabellosy las uñasque se cortó durante su vida, así como la sangreque vertió? Cuando Catalina de Valoisse quedó embarazada en 1421, su marido, Enrique Vde Inglaterra, mandó buscar el Santo Prepucio. Se creía que el dulce aroma que exhalaba la reliquia aseguraba un parto fácil y seguro. Santa Catalina de Siena. Tuvo una visión en la que Jesús se casaba místicamente con ella, y le ponía su prepucio amputado como anillo de bodas. Sor Agnes Blannbekin, una monja que murió en Viena en 1715, comulgaba con este pedazo del cuerpo de Cristo. Según decía, el prepucio, materializado en su boca, era dulce y carnoso y la llenaba de una gran sensación de gozo.

         Reliquias terciarias y básicamente surrealistas:

         Plumas de las alas del arcángel Gabriel; el suspiro de San José metido en una botella; un estornudo del Espíritu Santo.

         La Virgen María también es todo un filón en este sentido. De ella conservamos uno de sus preciosos velos, cinco gotas de leche de sus santos senos, lágrimas, el hígado, el corazón, la lengua, cabellos y varios trocitos de su camisa.

         Raspas de los peces multiplicados en el primer milagro del Salvador; una de las ramas de olivo que tenía el Nazareno en las manos cuando entró en Jerusalén; la cola del asno que llevó al Señor; un par de manteles, lentejas, una miga de pan y fragmentos de la mesa en la que se sirvió la Última Cena; una campana de cobre fundida con una de las 30 monedas de Judas Iscariote; también el índice de la mano derecha de santo Tomás, el mismo que introdujo en las llagas de Cristo para probar la resurrección y que está en la basílica romana de La Santa Croce.

         Después de este listado y clasificación, no negarán los esfuerzos de nuestra maravillosa religión por mantenernos entretenidos.

                                       nelson

        Escuchen a Nelson

           La verdad es que el arrebato místico del que he sido víctima al dedicarme a tan santos estudios, han despertado mi sagrada imaginación. Espero que en poco tiempo encuentren las reliquias que hecho en falta: la placenta de Jesucristo, granitos reventados en la adolescencia de Nuestro Señor, algún moquito, un jugoso lapo regalado al suelo… ¿y ustedes, echan de menos algo? Aguardo sus opiniones.

Madre: quiero ser santa.

          Volvemos con una mezcla de temas que adora vuestra Mademoiselle Fifí: gore, romanos, victimismo, muerte y amor a Jesucristo nuestro Señor. Resultado: ¡¡¡Mártires protocristianos!!!        

          Sí, queridos, porque si hay algo mejor en este valle de lágrimas que un cristiano con ansias de santidad, eso es un romano sediento de sangre. Siempre se ha dicho que no hubo mayores y más imaginativos torturadores que la Inquisición, pero esos se dedicaban a las brujas y herejes, que no son nada espectaculares muriendo. Arden y punto. Pero amigos, si cambiamos las tornas y rellenamos a un ser humano de fe ciega, masoquismo y en muchas ocasiones leche (ya verán), el resultado es cuanto menos pirotécnico.

         Los elementos que configuran este fenómeno del martirio, son variados pero fácilmente clasificables.

         Básica es la figura del romano. Estos seres solían vestirse con sábanas de estudiados pliegues o con armaduras que marcaban los pezones. Dependía que fuesen civiles o militares. Lejos de hacer una valoración cultural de lo que han aportado a la humanidad –eso carece de interés- centrémonos en la dimensión moral de estos individuos. Un romano es un señor pagano (que adora a millones de dioses a la vez), que practica asiduamente la aberración de la sodomía y el incesto, que gusta de los sacrificios animales en altares, desmembrar cuerpos humanos, comer niños y sobretodo violar doncellas bellas. Esto supone un traumático choque con el mundo cristiano, ya que usaban túnicas tipo camisola sin asomo de pliegues y gustan de mantener vírgenes a sus mujeres. En cuanto al resto… bueno, más o menos transigían.

         Luego tenemos el concepto del mártir cristiano. Es muy importante hacer una separación entre hombres y mujeres.

         Las santas mártires son las más abundantes. La mujer, por su naturaleza histérica y sufrida siempre ha sido un buen cebo para la teatralidad cristiana. No solo soporta con gozo los dolores del parto, sino que se presta continuamente a martirios como la depilación con cera.

         Tenemos por ejemplo a Santa Inés. Como todas, iba buscando guerra. Al parecer no quería hacerle sacrificios a la diosa Vesta –dígame usted qué le hubiese costado degollar un conejito en un templo corintio- y como ya hemos dicho que los romanos no soportaban la virginidad, la llevaron a un prostíbulo a que la hiciesen cosas feas. En esto que por obra de Dios nuestro Señor, y para salvaguardar su desnudez, le creció una melena que le cubrió el cuerpo entero. Claro, como ya no quería tocar nadie porque daba asquito y parecía un mono, decidieron quemarla. Pero mire usted que el pelo era incombustible, así que no quedó otra que cortarle la cabeza.

Santa Inés

    Santa Inés. ¿Qué querubín se llevará la primera hostia?

           Y esto del pelo que seguro que a todos les parece una marranada, debía ser una aberración fetichista muy común entre los cristianos, porque algo parecido le ocurrió a María Egipcíaca. Esta mujer cumple el patrón de la prostituta redimida. Se retiró al desierto a expiar sus pecados con tan solo tres panes bajo el brazo que le duraron la friolera de tres años. El caso es que por motivos incontestables por la ciencia, sus ropas se desintegraron y se cubrió de pelo. Cuando un buen día la dio por morirse, la encontró un tal Zósimo que la enterró con ayuda de un león. Se lo juro.

Mará egipcáca

         María Egipcíaca. No se depilará aunque la amenacen con un árbol.

          Santa Úrsula sin embargo quiso entrar por la puerta grande del martirio. El caso es que su padre la quería casar con un rey pagano, y ella aceptó con la condición de que la dejaran convertirse al cristianismo y peregrinar a Roma. Como era una mujer sencilla y enemiga de la ostentación, no se le ocurrió otra cosa que irse con 11.000 mujeres en el séquito. ¡Y todas vírgenes! Pero bueno, eso es como ir con un cartel de neón que diga: “Violadnos en masa, politeístas”. A la vuelta – mucho duraron- cuando iban por Colonia, Atila las despedazó a todas, respetándola a ella por guapa, pero luego la mató porque le rechazó como esposo. Es que también Atila…. “Oye, que después de violar brutalmente con mi ejército a tus 11.000 colegas, no sé… ¿te casarías conmigo y tal…?”

          Santa Úrsula

         Santa Úrsula. ¿Seguro que las 11.000 son todas vírgenes?

          Otra que tal baila es Catalina de Alejandría, que debía casarse con el emperador Magencio. La encarcelaron condenada a morir de inanición, pero todos los días se le aparecía una paloma que le daba de comer. Cuando fueron a recoger el supuesto cadáver un mes después y la encontraron incluso más gordita de tanto comer pichones, la sometieron al suplicio de la rueda dentada, pero se rompió por la fuerza de la fe. Finalmente la decapitaron y de su cuello manó leche. Ya les avisé que un cristiano bien rellenito vale por dos.

Catalina de Alejandrá

         Catalina de Alejandría. Tanta iconografía junta marea.

          Lo de las palomas ayudando a los protagonistas, tipo Disney, siempre gustó. En el caso de Santa Eulalia de Barcelona, después de someterla a innumerables torturas entre las que se encontraba quemarle el cuerpo con hachas al rojo, observaron los atónitos romanos cómo le salía de la boca una paloma, en una grotesca escena que debió ser digna de David Cronenberg.

Santa Eulalia de Barcelona

         Santa Eulalia de Barcelona. Barb Wire.

         Y es que si hay algo que un romano no soporta es que rechacen su propuesta de matrimonio. Da la casualidad que todas las primeras cristianas conversas eran mujeres increíblemente bellas. Un poco como lo que ocurre con los raelianos. Y claro, si provocas con tu belleza e inocencia a un gobernador con instintos sádicos es lo que pasa. A la buena de Santa Águeda, entre otras lindezas, la cercenaron los senos y a Santa Lucía… bueno a esta la hicieron diversas torturas, pero como si hay algo que le guste a la Iglesia es el gore duro, siempre se la ha representado con los ojitos en una bandeja, aunque no tenga nada que ver con su supuesto martirio. A mí desde luego, me convence más.

         En el caso de los Santos mártires, la cosa cambia. A los romanos les dio más por torturas gastronómicas y de casquería.

         A San Erasmo, después de entretenerse metiéndole astillitas debajo de las uñas, directamente le sacaron los intestinos.

San Erasmo

         Ameno cómic del martirio de San Erasmo.

          San Eustaquio, soldado de Adriano, en una cacería, persiguió a un ciervo que se alejó de la manada hasta lo profundo del bosque. En esto que el ciervo se paró, le miró y le dijo que era Jesús, así que se convirtió, porque no todos los días te encuentras a un ciervo parlante con pretensiones divinas. En un arranque de nostalgia por lo clásico, el emperador, en vez de mandar que simplemente le descuartizasen o algo, lo condenó al circo. Como las fieras no le hacían ni caso, le metieron dentro de un elegante toro de hierro que pusieron al fuego hasta que se cocinó el relleno.

         Lo mismo le pasó con las fieras a San Genaro, por eso lo arrojaron a un horno con intención de darse un festín con sus despojos, pero salió vivo, así que finalmente le cortaron la cabeza.

San Genaro

         San Genaro. “Y a la de tres le das con la cruz en la cabeza”

          Mejor les salió lo de San Lorenzo, y es que, a la parrilla sabe mejor.

         A San Pantaleón trataron de matarle de seis maneras diferentes y a cada cual más espectacular: con fuego, con plomo fundido (si hubiese sido adamantium, otro gallo cantaría), ahogándole, tirándole a las fieras, torturándole en la rueda y atravesándole con una espada. Con la ayuda del Señor, Pantaleón salió ileso. Luego permitió libremente que lo decapitaran y de sus venas salió leche en vez de sangre. Si se dan cuenta, pasando por alto el detallito de la leche, cuando un santo se resiste a morir por la gracia del Señor, la única opción es decapitarle, como a los vampiros. Yo no digo nada.

San Pantaleon

         San Pantaeón, digno del calendario que regalan en mi parroquia

          Y es que los mártires son seres hechos de una pasta especial: son fáciles de trocear y muchas veces su cuerpo queda incorrupto a lo largo de los siglos. Y es que las reliquias y los milagros incomprensibles también gustan a mademoiselle Fifí. Les ruego no se pierdan la próxima entrega.

Diocleciano

Diocleciano – 11. Mártires – 0

Barbie no es ni tan tonta ni tan puta

          La muñeca Barbie, símbolo de elegancia, belleza, saber estar y de la frivolidad inteligente, ha sido desbancada. O eso creemos ingenuamente al observar el aluvión de provocativas y cabezonas muñecas que estamos recibiendo. Nuestro error ha sido doble, hemos pensado que Barbie era tonta y un poco ligera de cascos, pero ni lo un ni lo otro. Barbie es la sombra que manipula a nuestras doncellitas preadolescentes que a los 12 años creen que el himen es la nueva fragancia de Hugo Boss. Pero es que pasa lo de siempre; que hablamos y opinamos desde la ignorancia. Nos encanta criticar desde la desinformación y juzgar por las apariencias. Claro, como Barbie es rubia platino natural y tiene unas medidas de escándalo, convertimos su figura en un mentidero de calumnias envidiosas. Pero no todo ha sido un camino de rosas para esta muñeca eternamente soltera y pluriempleada. Lean, lean:

cultura americana

         Barbie con la cultura americana

          Ruth Handler es la creadora de Barbie. Era cofundadora de Mattel y tenía una hija llamada Bárbara. Observó un día que su retoña comenzó a dejar de lado todas sus muñecas para jugar con unas estampas de cartón que representaban mujeres adultas y actuales. ¿Qué estaba ocurriendo? Al parecer la niña se hartó de jugar con muñecas bebé. Los fetos blandengues que escupían papilla no desarrollaban precisamente su instinto maternal. La pequeña Bárbara de mayor no quería ser mamá, quería ser put… digooo… una mujer liberada y emprendedora. En esto que la señora Handler, en uno de sus viajes por Europa en busca de un barón austriaco apuesto y arruinado por la guerra, encontró justo lo que buscaba: la muñeca Lilli. En realidad, la muñeca Lilli era una muñeca basada en la secretaria de un cómic de Reinhard Beuthin, estaba pensada para adultos y se vendía en bares y estancos. Como Ruth era americana y se creía muy liberal sin serlo, le llevó la muñeca teutona a su hija. Le encantó y compró los derechos para Mattel. Barbie, que así pasó a llamarse la nueva y castaña muñeca, comenzó a venderse en los Estados Unidos en 1959. Lo que ocurrió es que se les fue las manos con las proporciones. La muñeca tenía demasiado busto para tan poca cintura, y ante la horrible perspectiva de que se volviese a poner de moda el corsé (con lo incómodo que es limpiar toda la casa con él puesto), revisaron su silueta de manera que se convirtió en el símbolo estético de nuestro tiempo.

ji,ji vamos a arrasar

         Ji, ji, vamos a arrasar en Halloween

          Y es precisamente por eso por lo que Barbie ha sido vilipendiada. Pero no somos conscientes del infierno que ha tenido que sufrir esta abnegada muñeca. Se ha sometido a innumerabilísimas operaciones estéticas. Si no, miren las fotos del 59 y las del 2005. Podría decirse que ha rejuvenecido. Y por no mencionar el sin fin de estupideces que ha debido realizar para llamar nuestra atención. La pobre odia a los animales por ser seres insalubres y estúpidos, pero por contrato  se ha visto obligada a tener nada menos que 38 mascotas incluyendo gatos, perros, un panda, un león, una cebra y un ornitorrinco para la versión australiana. Y lo de pluriempleada no era una forma de hablar. Para quitarse el san Benito de mujer frívola y ociosa, Barbie ha desempeñado las profesiones de paleontóloga (1997), médico (1988), astronauta (1985), embajadora de UNICEF (1990), estrella de rock (1986), bombera (1993), estrella del circo (1995), profesora de aeróbic (1990), profesora del lenguaje de signos (1999), azafata (1961), oficial militar (1992)…

Grandes relatos

         Grandes relatos presenta….

          ¿Y qué me dicen de su vida sentimental? Desde 1961, Barbie es la eterna prometida de Ken Carson, un apuesto americanito de clase media, situación económica más que holgada que se dedicaba a… a… bueno, con tanta caravana de lujo y tanto descapotable playero, yo me imagino que era traficante. Al principio se vio condenado al desprecio de fabricantes y consumidoras. Comparado con nuestra heroína, grácil y flexible con su exclusivísimo cuerpo de silicona, Ken solo podía mover la cabeza de derecha a izquierda. Pero en 1977, con Ken Superstar permitieron al muñeco mayor libertad de movimiento e incluso esbozar una tímida sonrisa. Ahí fue cuando se notó que ambos, además de compartir lecho, compartían cirujano. El señor Carson no era un mal partenaire. Se plegaba fácilmente a las numerosísimas actividades de su famosa novia, pero hubo dos hechos clave que provocaron el declive de este muñeco:          El primero fue la aparición de un nuevo personaje: la hermanita de Barbie, Krissy. Ninguno conocemos  los padres de Barbie. Es más, aunque Barbie tiene un estilo muy juvenil, no puede ocultar que al menos tiene treintaitantos años… es decir, sus padres, de existir, seguramente no estuviesen en edad de procrear. Por lo tanto, ¿cómo es que tiene un a hermanita de 5 años? En la Barbie pediatra pudimos observar una relación entre ellas como muy materno filial. Lo que quiero decir con esto, es que entre campaña navideña y campaña navideña, es posible que hayamos descuidado a la muñeca lo suficiente como para que ese narcotraficante irresponsable dejase embarazada a nuestra heroína, y jamás tuviese la decencia de hacerse cargo de ellas como el buen sentido da a entender. Es decir, que no hemos vivido el capitulo de Barbie en la vicaría, y como buenas puritanas protestantes que somos, nos hemos indignado. Pruebas de esto no hay, pero no las necesitamos. Muchas niñas y preadolescentes sufrimos en silencio con nuestra muñeca, a la que veíamos como una víctima de la maldad de los hombres. Pobre Barbie. Incluso a veces teníamos la impresión de que Ken miraba a Krissy… ya sabéis, no como un padre a su hija… a la pobre Barbie lo único que la quedaba era irse de compras.          El segundo hecho clave, y quizás el definitivo, fue algo de lo más inexplicable. En 1990 apareció en el mercado el Magic Earring Ken un muñeco tan increíblemente homosexual, que hasta Elton John se escandalizó. Además venía a corroborar la teoría de sus sucios negocios. Iba vestido con un chaleco sin mangas, unos pantalones de cuero, llevaba el pelo decolorado y lo peor de todo… ¡un pendiente quinqui! Tras años de tiras y aflojas, la cuerda del amor se rompió finalmente el 12 de Febrero del 2004. Justo después de presentarse Barbie para presidenta de los EEUU, y ante la derrota electoral frente a Bush Jr., la muñeca no pudo más y puso fin a esa relación tempestuosa. Barbie dejaba a Ken, pero anunciaron en un comunicado oficial que seguían siendo súper buenos amigos.

Magic earing ken

         Magic earing Ken:¿no dije que era inexplicable?

          Pero es que las desgracias nunca vienen solas (miren a la familia Flores). Todo esto coincidió con la crisis más grave que ocurrió jamás en la vida de Barbie. Llegaron las muñecas cabezonas y llegaron para quedarse.

Donde vas asi vestida

         ¿Dónde vas así vestida? Que aún no has hecho la primera comunión

          Sí amigos, hablamos de las muñecas Bratz. Y es que el mundo no volvió a ser el mismo después de las Spice girls. La empresa MGA Entertainment las comienza a producir en el 2001. Las niñas ya no querían ser como Barbie que últimamente trabaja como actriz en superproducciones como La Princesa y su legaña mágica. Las niñas de hoy no saben apreciar la purpurina, prefieren el vinilo. Pues eso, como hay que llamar la atención para sentirse especial y nuestro sueño es ser famoso porque nos sentimos mal desde que la posmodernidad nos arrebató la individualidad y nos convirtió en una masa de burgueses mediocres y superficiales, las niñas de hoy han aprendido que como seas fea y sosa en el vestir no encuentras macho que te fecunde. Por eso triunfan las muñecas guarras. Son una panda de adolescentes cabezonas y anoréxicas que conocen las delicias del colágeno desde los 14 años. Sus labios se pliegan hasta la barbilla y la nariz, sus ojos descarados ocupan la mitad de su enorme cabeza, su culito luce respingón sobre unas piernas interminables y sus pechos, poseedores de pezones juguetones, se elevan hasta el infinito. Parecen decir: “Papito, yo te daré un hijo fuerte que concebiremos en los baños más sucios de la discoteca de moda”.

Las Bratz se procupan

         Las Bratz se procupan por ¿las mascotas?

          Sí amigos. Estas muñecas son multi raciales. Parecen estar inspiradas en las grandes hembras de moda que son Jennifer López y Bellonce. Las que no son latinas o afroamericanas, son como Cristina Aguilera, blancas que se comportan como negras raperas. Además, al igual que esta cantante, se duchan poco, no se lavan el pelo para poder moldearlo mejor y harán realidad tus fantasías más sucias. Y como no, tienen unas parejas masculinas imberbes y fans del reggetón y el tuning. Barbie no levantará cabeza jamás…

Que sì vamos

         Que sí vamos, que no tienes ni el graduado escolar

           Pero hemos menospreciado a esta muñeca. Mientras ella vive un cómodo presente con éxitos cinematográficos, ha renunciado a la parte sacrificada de su profesión y ha reclutado un ejército de niñatas para que luchen contra las marranas de las Bratz.          En primer lugar están las My Scene. Son también cabezonas, son también anoréxicas, pero son más como de Beverly Hills. Dedican su tiempo a flirtear con chicos cool, no besan en la primera cita, pero en la segunda salen de casa directamente sin bragas. Son en definitiva igual de libertinas que las Bratz, pero son menos barriobajeras y exigen que el condón vaya a juego con sus pendientes.

Quien es ese hombre

         Quién es ese hooombreee, que me mira y me desnudaaaaa

          Pero Barbie es mucha Barbie, y no iba a quedarse contenta solo con eso. No tenía que igualar a las ordinarias de las Bratz, tenía que vencerlas. Así que reclutó para su ejército a otro grupo de niñatas ligeritas de cascos. Son las Teen Trends. Estas púberes están mucho más proporcionadas aunque siguen estando un poco desnutridas. Claramente provienen de familias Republicanas. Su único hobbie en el mundo es ir de compras y ponerles nombres absurdos a sus repeinadas mascotas. ¿Otra diferencia? Estas se guardan la virginidad para su futuro esposo. “Por detrás lo que quieras, pero eso ni tocarlo”.

Mira lo que hago

         Mira lo que hago yo solita

         Lo malo de esta nueva hornada de muñecas, es que de momento su variedad grupal consiste en que cada una tiene el pelo de color diferente, pertenece a una raza distinta o a una tribu urbana diversa. Echamos de menos los monográficos de Barbie Heroínas de cuento, o Barbie Princesas del mundo. Al documentarme para este artículo descubrí con horror que en Princesas del mundo no hay ninguna española y sí ¡una princesa del Imperio Portugués! ¿Pero qué broma es esta? No podía ser. Así que busqué en otras colecciones, y por fin el la de Barbies del mundo sin ser Princesas ni nada encontré a la Barbie española… ¡Iba vestida de torero como la fea de Mecano! Me retracto de lo dicho. Barbie es tonta y puta.

La verdadera historia del Cardenal Richelieu

  “Diatribas afrancesadas” comienza a tener sentido con este texto. Francia no sería lo que es hoy sin la existencia de personajes como el que ahora tratamos. Hago notar desde este momento que como sospecho que la mayoría sois gente profana en las maravillas de este país y su lengua, os pondré la trascripción fonética de todos los vocablos francófonos, porque no pienso tolerar ni una sola paletada, aunque sea de pensamiento, respecto a estos sacros temas.

         Armand Jean du Plessis (Armanyandiplesis), Cardenal Richelieu (Gishelié) es una de las figuras históricas a las que más admiro y forma parte de mi galería de personajes fetiche desde que inauguré ese listado, entre otras cosas es francés, ¿pero qué hay que reivindicar de él que haga necesario este artículo? A pocas figuras históricas se les ha tratado tan injustamente, y esto se debe, en parte, a la estulticia del pueblo.

Que porte, qué perfil

–                                           Miren qué porte, qué perfil, qué nariz…

          ¿Quién es el Cardenal Richelieu?- Le pregunto al Jonathan con lágrimas en los ojos.

         Pues… el malo este de los mosqueteros, ¿no? El de la peli esa…

                  Esa es la clave y la razón por la que le tengo cierta inquina a Disney. Pero si lanzase esta pregunta al aire, queridos lectores, ¿Qué pasaría? ¿Responderíais algo diferente? Es más, ¿Alguno habéis leído el libro? No, no respondáis, que no tengo las sales a mano.

         Por eso, en este artículo pretendo hacer dos cosas; aproximaros la figura histórica y real del cardenal Richelieu, y desvelar la falsedad que yace en el subconsciente popular de que él no es más que el “malo” del libro.

         Imaginémonos por un momento que la acción relatada por el borracho de Dumas es cierta. Es decir, imaginémonos que el trío de marras existió y que cruzaron sus vidas con nuestro querido cardenal. Ahora comencemos a hablar del antes de su encuentro y de lo que ocurrió en la acción de la novela. A ver que pasa.                       

                      Qué coqueto

                                   Qué coqueto era, cómo nos enseña las enaguas

         Nuestro mártir (veréis por qué merece de veras este apelativo) nació en París, (dónde si no) en 1585, en el seno de una familia procedente de la nobleza de Poitou (Puatú) que en esa época estaba floja de rentas. Armand, que poseía esos poderes innatos de la noble cuna y no se conformaba con comer siempre pollo, optó por la carrera eclesiástica  para evitar que su familia perdiera las rentas del Obispado de Luçon (Lusón). Todos sabemos que la carrera eclesiástica a esos niveles es mucho más lucrativa que hacerse una ingeniería. Fue consagrado obispo a una tierna edad tan evidente, que el propio Papa sospechó al verle. Dentro de la ceremonia, el Papa le preguntó por su edad para comprobar si coincidía con la edad mínima requerida para desempeñar este cargo. Armand dice que sí, miente a sabiendas, pero es que estaba deseando comer marisco. Después de consumada la consagración volvió a ver al Papa para confesarse y así pedir la absolución por su mentira. El Sumo Pontífice no podía volver sobre sus pasos, pero no dejó de comentar a su alrededor “…éste va a llegar muy lejos, menudo pájaro…” Y así fue.

         La reina regente María de Médicis reparó en su talento y en su atractiva nariz aderezada con una graciosa perilla, y le reclutó para el servicio de la Monarquía.

                                            Mara de Médicis

                María de Médicis, inspiración del Drácula de Francis Ford Coppola

         Fue ministro de Interior y de Guerra en 1616. Pero tuvo que dejar el cargo cuando el joven rey Luis XIII quiso hacerse cargo, él mismo, de los asuntos de gobierno. Esto hay que entenderlo: Su única preocupación en la vida era la caza y los mozos de cuadra. La gente murmuraba y había que desviar la atención. El muy desalmado desterró a la reina madre a Blois (Bluá) en 1617. Richelieu siguió a María de Médicis porque él era una persona íntegra y eso de las traiciones no iba con él. De hecho, destrozado al ver a una familia romperse por un quíteme usted estas pajas, haciendo alardes de la más virtuosa diplomacia, actuó de intermediario para que se reconciliasen. Triunfó el amor y de paso le sirvió para ganarse la confianza del rey, que veía su poderosa masculinidad con buenos ojos, y le hizo nombrar cardenal en 1622, tomándole a su servicio como primer ministro en 1624.

         La política interior de Richelieu consistió en reforzar el poder de la Corona, sometiendo tanto a los protestantes franceses (hugonotes) como a los nobles. Su obsesión fue siempre la de conseguir una Francia unida, y es lógico pensar que en ese proyecto no hubiese cabida para los herejes luteranos, que bien sabido es por todos desayunaban bebés untados en pan. Acabó con las garantías políticas que el flojo de Enrique IV había concedido a los protestantes por el Edicto de Nantes (1598) para poner fin a las guerras de religión. A los nobles tardó más en someterlos, desbaratando sucesivas conspiraciones de forma audaz y encarcelando a los partidarios del hermano del rey, Gastón de Orleáns, que se estaba poniendo un poco ansioso al ver que su majestad no tenía descendencia.

         No ignoró de ninguna manera el mundo de la cultura, fundó la Academia Francesa en 1635, edificó la Sorbona y el Palacio Real de París, además de interesarse por la pintura y el teatro. Pero si hay algo que le traía por los siete males era un apellido y su influencia: Habsburgo. Para que nos entendamos mejor, esto se refiere a los Austria, su mandíbula desaforada, sus labios caídos y su lechosa cara de oligofrénicos. Intervino en la Guerra de los Treinta Años (1618-48) apoyando a cualquiera que se opusiera a los Habsburgo, aunque esa política le obligara a aliarse sistemáticamente con los príncipes protestantes alemanes y nórdicos (los reyes Cristian IV de Dinamarca y Gustavo Adolfo II de Suecia), todos los cuales recibieron subsidios de Francia para financiar su lucha contra el Imperio. Finalmente consiguió anexionar Lorena a Francia. Para que comprendamos la importancia de este hecho, es como si consiguiésemos recuperar Gibraltar.

         Pero la lucha contra los españoles fue muy dura. Hay que aclarar que esta lucha no fue contra el bárbaro pueblo español ni contra el retrasado mental de turno que teníamos como rey. No amigos, esto fue una lucha de titanes:

         – A la derecha, y con 54 kilos de peso y las sienes más atractivas del mundo occidental tenemos al Cardenal Richelieu. (¡Bieeeeeeen, bieeeeeeeeeen!)

         – A la izquierda, y con 133 kilos de peso y por el que ha habido que inventarse un nuevo título nobiliario de lo grande que es, tenemos a Gaspar de Guzmán y Pimentel, Conde- Duque de Olivares. (Bueeeno, ¡pse!, no está mal…).

                                                     Con la mano abierta

                                               Este pega tortas con la mano abierta

          Comparado con Olivares, un hombre sediento de poder hasta el extremo, Richelieu era un maestro de sobriedad, buen gusto y saber estar. No olvidemos que él fue el introductor del chocolate en Francia y que le dio nombre a un tipo de encaje. Cosa extraña en esta época esencialmente cárnica, él tan solo cenaba una exigua ensalada, y en las fiestas de palacio acostumbraba a permanecer apartado y en silencio. Cuentan que un día se le acercó un alto personaje de la nobleza y le preguntó: – ¿Se aburre Su Eminencia…? -No, querido Duque, yo no me aburro jamás, a no ser que los demás insistan en aburrirme con su conversación. Que acertado, qué estilo, que sutileza… y al pobre, lo que le quedaba por aguantar…

         Pues veréis, ahora que hemos conocido algo más profundamente la biografía de esta equívoca figura. Vayamos pues al tema “mosqueteros”.

         Esta institución en sí no eran más que la guardia del rey. Eran unas figuras más estéticas que otra cosa y claro, se aburrían. Nada extraño ocurriría, si los personajes protagonistas de la novela fuesen gentes normales con su buen trabajo y su vida personal ordenada, pero da la casualidad de que no eran más que unos macarras. Porque díganme si es lógico lo siguiente: estos señores se aburren, como no tienen ni un céntimo para emborracharse en la taberna o hacer absurdas apuestas, deciden ir a tocarles las narices a la guardia del cardenal y pincharles con los floretes como si fuesen aceitunas. Estos guardias son los que realmente velaban por el orden y la paz. Richelieu era el que gobernaba. Al fin y al cabo, el cardenal actuaba según los dictados de su conciencia. No había nada que amase más que a la propia Francia, y veía a esta abocada a su destrucción por un rey sodomita y ocioso que no proporcionaba un heredero a la corona, que no se preocupaba por las razones de estado y que encima se había casado… ¡con una Habsburgo!

                                        uis XIII

                                                    Luis XIII, reina de Francia

          Crueldad intolerable se me antoja preocupar gratuitamente a este probo hombre, que no estaba ya en la flor de la vida que digamos, con continuas noticias de que su guardia es cada día diezmada por una panda de bakalas aburridos.

         Sí, bakalas, porque al pinpin de D’Artagnan solo le faltaba el corte de pelo cenicero y vestirse de chándal para pertenecer a esta díscola tribu urbana.

         Y para colmo, cuando ya no les quedan guardias con los que pegarse, como D’Artagnan se enamora de una “Jenni” cualquiera, deciden que van a ayudar a Ana de Austria (española, al fin y al cabo), a que le ponga los cuernos al rey… ¡con un inglés! La Habsburgo y el Duque de Buckingham, esa suerte de metrosexual mediocre, provocan una guerra contra Francia con la ayuda de individuos pertenecientes a la guardia del rey… ¡del rey! ¿Pero esta gente de qué va? ¡Estos descerebrados merecen el garrote vil! Y sin embargo lo único que reciben del anonadado Cardenal, incapaz de comprender tanta estulticia es el perdón.

                               Duque de buckinghamAnma de Austria

                                  El Duque de Buckingham y Ana de Austria

          ¿Y todavía hay alguien que se atreva a asegurar que Richelieu es el “malo”?

         Estos hechos le afectaron muy profundamente y minaron de forma importante su ya precaria salud. En 1642, a los 57 años de edad, el cardenal muere. El sacerdote que le prodigaba la extremaunción le pidió que perdonara a sus enemigos y el agonizante Cardenal le respondió:

         No he tenido más enemigos que los enemigos de Francia. Si usted cree que merecen perdón …

         Richelieu fue el verdadero creador del absolutismo real. Dejaba a Francia en una posición inmejorable en Europa. Y aún después de muerto, tuvo que verse traicionado por el sucesor que él mismo aleccionó y trató como al hijo que nunca tuvo; el cardenal Mazarino. ¿Se pueden creer que va este y se casa en secreto con la española, con Ana de Austria? Toda una vida luchando contra los enemigos de Francia para esto.

                                                   

En mi vida hice mucho bien y mucho mal, pero todo el bien lo hice muy mal, y todo el mal lo hice muy bien. Richelieu

Dieter Bohlen, ese hombre.

          Iréis adivinando poco a poco y con este tipo de muestras, la naturaleza fetichista de vuestra Mademoiselle Fifí. Pues bien, bienvenidos a mi mundo enfermo. Bienvenidos al universo Dieter Bohlen.

           Modern Talking son amor

                                           Modern Talking es amor

Seguramente os preguntaréis el por qué de mi debilidad hacia un individuo semejante. Pero… si no tiene nariz aguileña, ni peluca empolvada, ni nada además de un poderoso Mullet en sus tiempos mozos…

         Ya sabéis que yo soy una mujer de mundo y en uno de mis viajes a la Alemania central me vi inundada por una avalancha de imágenes de un tipo de pómulos imposibles que vendía su autobiografía por doquier.

                                  Dieter y sus raices

                                              Dieter y sus raices

Quién es ese hombre? ¿Cuál es el nombre de su cirujano?- Pregunté.

         Es Dieter Bohlen, uno de los Modern Talking. Y sus pómulos son naturales.- Me respondieron.

         No sé cual de las respuestas me impactó más, lo que sí sé es que eso fue el detonante de la historia obsesiva que me uniría a este ilustre germano.

         Seguramente, los que conozcáis su nombre y su figura, no estaréis familiarizados con la valía real de este ser humano, por eso he tomado la decisión de iluminaros en este camino de varias décadas plagadas de creatividad y estética memorable.

         Thomas Anders, el resultón agitanado que canta en este universal dueto, no es más que eso, una simple voz. El verdadero artífice de la magia de Modern Talking no es otro que Dieter Bohlen.

                                            Modern Talking despierta el tigre que hay en ti

                               Modern Talking despierta el tigre que hay en ti

          Dieter nace en 1954, lo que le hace poseedor de una edad de 51 años, que por supuesto no aparenta. En 1983 hacía las labores de productor en la compañía editora Intersong Publishers, en Hamburgo, y fue en ese marco incomparable donde ambos se conocieron y surgió el mítico grupo. Dieter acudió a una discográfica con unas composiciones bajo el brazo, buscando una voz que las diese vida. Las cosas ocurrieron de la siguiente manera: (Conversación textual adquirida legítimamente)

         DIETER: ¡Hola!

         SEÑOR ANÓNIMO: ¿Qué pasa Dieter?

         DIETER: Nada, que soy un artista con una rica vida interior y muchas cosa que ofrecerle al mundo… necesito una cantante.

         SEÑOR ANÓNIMO: Precisamente tengo aquí a un agitanado desesperado por mostrarle al mundo toda su valía.

         THOMAS: Hola.

         DIETER: Bueno veras… (embarazado). Yo buscaba más bien a una pibita… ya sabes, por imagen… a ser posible que tuviese los senos tan prominentes como mis pómulos… para equilibrar….

         THOMAS: (Desesperado) Pero, pero… yo tengo una pigmentación cutánea descomunal y tu eres todo un lechoncito rosado… y además llevo Mullet como tú. ¿No te parece suficiente equilibrio?

         DIETER: No si… mira, lo que pasa es que yo compongo mariconadas en plan:

En el fondo de mi corazón hay un fuego- un corazón llameante

En el fondo de mi corazón hay un deseo- de un comienzo

Estoy muriendo en emociones

Es mi mundo en fantasía

Estoy viviendo, estoy viviendo en mis sueños.

Tu eres mi alma- Tu eres mi corazón

Lo mantendré brillando vaya donde vaya

Tu eres mi alma- Tu eres mi corazón

Te sostendré para siempre

Estaré siempre contigo…

Y la verdad es que le pega más una voz de tía, ¿sabes?

         THOMAS: Por eso mismo yo soy tu hombre. Detrás de mi fachada de pseudo macho latino, se esconde una voz tan femenina que nadie notará la diferencia.

         Efectivamente Thomas no mentía. Hicieron la prueba y los resultados fueron impresionantes. Pronto You’re my Herat, you’re my soul se convirtió en un éxito de ventas y Modern Talking todo un fenómeno de fans.

         Y es que el dúo estaba compuesto por auténticos artistas de encomiable valía. Dieter, además de excelentísimo compositor, como acabamos de comprobar, es un músico virtuoso y polifacético, heredero directo de Mozart. Controla a voluntad desde el Casio con más botoncitos, a la guitarra, el bajo y la batería. Además como buen hijo de los 80, y amante de las nuevas tecnologías, es habilísimo con los samplers y sintetizadores. Imagino con lágrimas de emoción, las maravillas de las que hubiese sido capaz si en la vida real cayese en sus manos aquel aparatejo de la película Masters del Universo, con el que unos adolescentes americanos perpetraron notas sin sentido creyendo hacer música súper molona.

                                   Sobran las palabras

                                                      Sobran las palabras

         Thomas Anders, un joven que desde pequeño obsequiaba a su familia con amenísimas veladas emulando a sus artistas predilectos. Ya a esa tierna edad le conocían en el vecindario como der Klein deutschter nachtigall (El pequeño Ruiseñor alemán), y su madre le decía con lágrimas en los ojos que tenía voz de ángel. Aún la sigue teniendo y su agente, con el que me puse en contacto para redactar este documento, me aseguró que mantiene su cuerpo y apéndices íntegros. Qué pena, por eso prefiero a Dieter.

         Pasada la tormenta del éxito Dieter Bohlen se separa del grupo porque entre otras cosas, comenzó a sospechar que el radiante moreno de su compañero era maquillaje. Los ennegrecidos cuellos de sus camisas lo delataban. Además nunca le gustó la cantidad de brillo labial que utilizaba, ya que dejaba el micrófono pegajoso.

         Thomas, despechado y celoso se casó con una tal Nora Balling que hizo las veces de representante y musa. Era una ordinaria, y así le fue.
         A pesar de la oficialidad de su separación, Dieter y Thomas se reunieron de nuevo para grabar un disco y  cumplir su contrato con la discográfica. A estas alturas Dieter, mucho más emprendedor que “el otro” ya estaba trabajando en su nuevo proyecto musical Blue Sistem, (Sistema azul, para los profanos de la lengua de Albión).

         En 1989 Thomas inició su carrera como solista en solitario.

         En 1998 se empieza a escuchar una acertadísima versión tecno-dance del hit You’re my Herat, you’re my soul. Modern Talking había vuelto. Lanzaron el disco Back for Good (Volver para bien), dejando atrás los mullets, las sudaderas y los trajes anchos de azules imposibles. En febrero de 1999 volvieron a hacer nuestras delicias con un nuevo disco titulado Alone (Solito), seguido de Year Of The Dragon (Año del dragón llameante de siete cabezas) en el 2000,  a mediados de 2001, America (América) y a mediados del 2002 Victory (Victoria eres mía).

                                                           Modern Taking equilibrados

                                  Modern Taking equilibrados

           En total, y sin contar recopilatorios y Greatest Hits, Modern Talking regaló a la raza humana 13 discos.

         Dieter Bohlen en solitario, con su formación Blue system, entre 1987 y 1997, hizo otros 13 discos, entre los que se encuentra el maravilloso Dejà vu de 1991 dejando patente que además de todo es políglota.

         Y sin ningún tipo de resquemor ni partidismo, he de añadir que el mediocre morenazo de Thomas Anders, tan solo ha editado 8 albums entre el 89 y el 2004, y no quiero ni pensar quién se los habrá compuesto, porque él al piano solo sabe tocar Campanitas del lugar y con ayuda.

         Pero bueno, aquí el que nos interesa es Dieter, no “ese”. Él solito ha sido capaz durante años de llenar páginas y páginas de papel cuché con amenísimos problemas con la justicia por atropellar gente, o como lo que le ocurrió recientemente al ser pillado en la colonia alemana de Mallorca besándose con una rubita mientras su mujer estaba en la fría Alemania embarazada de 8 meses. Que sepáis que a mi no me gusta criticar y que esto lo estoy escribiendo con toda la repugnancia de mi corazón y con el único objetivo de informaros y de que conozcáis la verdadera cara de un genio. Pero ya, lo que es muy fuerte es lo del juicio que ha tenido con Thomas Anders, en el que reclama a nuestro héroe la friolera de 1 millón de euros, por unos supuestos daños y perjuicios al haberle puesto a parir en sus memorias… Yo las he leído, y como espectadora neutral que soy, os aseguro que no dice nada del otro mundo, pero es que si le gustan los hombres y las drogas… eso no es culpa de nadie. Ya tuvo que lidiar Dieter lo suyo, en los inicios en los que todos aclamaban a Thomas por su bronceado y le hacían el vacío a él porque salía en los video clips tocando la guitarra cuando en la canción no se oía ninguna…

         La gente no sabe de marketing, pero Dieter sí. De hecho ha dado unas conferencias recientemente en la universidad de Hamburgo, la cuna de los filetes rusos, sobre este tema que domina. Como prueba de ello podéis ir adquiriendo en internet su fragancia exclusiva Provocation (Provocando por la vida), que viene presentada en un elegante estuche expositor.

         Ahora sin embargo podemos ver a Dieter Bohlen en su faceta de productor, director y presentador de Superstars, el Operación Triunfo alemán, el programa que tantos artistas como la copa de un pino le está dando al mundo.

         Por desgracia no le podremos admirar en el proyecto más ambicioso y espectacular que rondaba su mente últimamente. El de protagonizar una película de dibujos animados sobre su vida. Al parecer los gastos ascendieron a la ridícula cifra de 6’5 millones de euros, y los productores se echaron atrás, porque son unos pobres y unos cutres. De todos modos no os desesperéis porque quizás la hagan para el formato televisivo.

                                                   Las caras de Dieter 

                                                  Las caras de Dieter

         Y hasta aquí llega este justo homenaje a ese adalid de la electrónica pop que es Dieter Bohlen. Y ya sabéis:

Tu no eres bueno, ¿ no lo ves?- Hermano Luis, Luis, Luis

Estoy enamorado, déjala libre

Oh, ella solo me mira a mí

Solo el amor rompe su corazón- Hermano Luis, Luis, Luis

Solo el amor es el paraíso

Oh, ella solo me mira a mí

Hermano Luis, Luis, Luis

Oh, ella solo me mira a mí

Oh, déjala Luis- Ella esta bajo la cubierta

Hermano Luis, Luis, Luis

Oh, haciendo lo que él está haciendo

O sea, déjala Luis- Ella es mi amante.

  • Calendario

    • junio 2017
      L M X J V S D
      « Mar    
       1234
      567891011
      12131415161718
      19202122232425
      2627282930  
  • Buscar